Radiografía 2012 - Aguadilla

 
Top de la pagina

Aguadilla: rey de las apariencias

Los habitantes de Aguadilla están bastante satisfechos con el estado de su municipio. Pero cuando se escarba un poco la superficie, se descubren varios lastres que arrastra.


La comunidad La Vía, a solo pasos del centro del pueblo y de la costa, prácticamente vive entre la basura de tres vertederos clandestinos. (EL NUEVO DÍA / JORGE A. RAMÍREZ PORTELA)

Por Gloria Ruiz Kuilan / gruiz@elnuevodia.com

En apariencia y de manera superficial, el municipio de Aguadilla está bien. Así lo dicen sus residentes. Pero basta escarbar un poco para encontrar una madeja de contradicciones que hacen repensar la situación del llamado "Jardín del Atlántico".

El alcalde por los pasados 16 años, Carlos Méndez, es conocido y admirado -sobre todo entre sus homólogos penepés- por la creación de empresas municipales al amparo de una enmienda a la Ley de Municipios Autónomos. Es así que la administración municipal es dueña de Las Cascadas Water Park, Aguadilla Bowling Alley, Chicken-Inn y Sweet Dreams Creamery II, entre otras empresas.

Para los aguadillanos, la incursión de su pueblo en el mundo empresarial merece su aplauso. Sin embargo, al cuestionárseles si conocen cómo funcionan esas empresas y qué beneficio derivan -más allá de la diversión y el esparcimiento que les proporcionan- desconocen la respuesta.

Además, la situación estática con los empleos, no explotar en términos turísticos el aeropuerto Rafael Hernández, el abandono de la pesca, la baja en ingresos, el alza en actos delictivos y la desatención a servicios básicos lastra a Aguadilla.

El alcalde rehusó ser entrevistado para este reportaje. Sus contendores le cuestionan el manejo del municipio con una óptica estrictamente capitalista que olvida las necesidades de su pueblo.

"Él ha logrado crear una ilusión que aparentemente le funciona pero es eso: una ilusión, porque los números lo dicen todo. Más del 51% de los aguadillanos vive bajo el nivel de pobreza. Eso no me dice mucho de progreso", dijo el candidato pipiolo, Eliezer Ríos.

"Como esta ciudad está siendo administrada como un negocio privado del alcalde, los informes públicos a los que deberíamos tener acceso no están disponibles para la ciudadanía", dijo la candidata popular a la alcaldía, Noemí Cardona.

Sin embargo, es una filosofía que gusta a algunos aguadillanos. "Esto está perfectamente bien. Tenemos las mejores facilidades, el mejor alcalde. (El alcalde) administra como si fuera un negocio privado. Es un alcalde con mucha visión", dijo Esteban Beltrán, de Camaseyes.

"Nosotros somos gente bien engreída. Él ha cambiado esa mentalidad. Si se puede pagar por algo, páguelo. Quizás debe ser un poco más flexible. Es buen administrador, pero en lo personal tiene un carácter fuerte", sostuvo el hombre.

Dijo que los aguadillanos no saben de los pormenores del manejo municipal, en específico las corporaciones, porque "se hacen convocatorias, pero la gente no va para informarse".

"Yo veo el municipio bien, ha progresado. No me meto en esas cosas (las finanzas)", dijo María Hernández.

Mientras, Ramonita León sostuvo que entendía que el asunto fiscal estaba bien "porque es el municipio que mejor paga y todo está al día".

"El alcalde ha puesto a Aguadilla bien bonito. Lo tiene limpio", dijo María Feliciano, de Borinquen.

Sal y agua

Pero esas palabras se hacen sal y agua al llegar a la comunidad La Vía, a solo pasos del centro del pueblo y de la costa. Allí la comunidad -de unas 200 familias- prácticamente vive entre la basura de tres vertederos clandestinos. "Vienen a recoger la basura cada cuatro meses y a veces más tiempo", dijo Luis Tello.

Dos contenedores no dan abasto para la basura. "Eso está siempre hecho una porquería", dijo José Carlos Alonso, quien aseguró que la situación es conocida por el alcalde. El hombre también se quejó de la falta de empleo y de la gente que se va del pueblo. Según el Censo 2010, Aguadilla perdió 3,736 habitantes en una década.

El desempleo en Aguadilla a marzo de este año era de 16.2%, el mismo porcentaje que había a noviembre del 2010.

Si de seguridad se trata, los delitos tipo I subieron del 2010 al 2011. Entre esos delitos hubo un alza en los asesinatos, los escalamientos y la apropiación ilegal.

En el ámbito fiscal, un informe financiero auditado no estuvo disponible para análisis, solo un informe de presupuesto 2012-13 que indica que de las corporaciones del municipio, la única que deja ganancias -por $100,000- es Las Cascadas. Las demás empresas, según el informe, operan sin pérdidas ni ganancias. Para disfrutar de ellas los aguadillanos deben pagar. "Hay mucha gente que no puede pagar. Las Cascadas vale $25 la entrada para adulto y en mayo hay un día libre para los muchachos de escuela pública", explicó Mildred Morales.

La mujer dijo que se rumoraba que el aeropuerto pasaría a manos del municipio "para que vengan más vuelos". En el aeropuerto -que actualmente recibe doce vuelos de carga y seis de pasajeros- no hay ninguna promoción visible que destaque los atributos de Aguadilla, como sus playas.

Deudas en aumento

El municipio tiene un superávit operacional de $346,176 y otro acumulado de $11,984,591 millones, ambos del año fiscal 2010-11. Pero el superávit operacional disminuyó dramáticamente en comparación con el año fiscal 2009-10 cuando era de $1,227,036 millones. Entre el 2008-09 y el 2010-11 bajó el presupuesto, los fondos federales, el ingreso por el IVU y por otros ingresos.



Segunda parte de la Radiografía 2012 Aguadilla

Igualmente, resalta la deuda pública municipal de $74,368,454 millones. Desde el 2001 -cuando era de $27.8 millones- hasta el presente, la deuda se ha triplicado.

En otro extremo están los pescadores. La villa pesquera, localizada en el casco urbano, está prácticamente inoperante por el cierre hace ocho meses de la vía pública y la poda de decenas de árboles para la construcción de un paseo tablado a cargo de la empresa española Ferrovial Agroman LLC. "La situación pesquera está malísima con todo esto que se está haciendo. Esto (señaló el borde de la playa) iba a ser un paseo tablado y la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura aguantó la obra porque no había permisos. Aquí el alcalde va a sepultar la pesca", dijo Albert Sosa, a cargo de la Pescadería del Mar Harvest, a pasos de una de las residencias del alcalde.

En la Asociación de Pescadores Villa del Ojo, ubicada en la playa Crash Boat- la situación no es distinta. "El alcalde nos tiene abandonados", dijo Manuel Román Soto, miembro de la Asociación.

Precisó que poco o nada hace la administración municipal para levantar el área e impulsar el turismo. Román Soto dijo que cuando llueve, el estacionamiento de la playa -que también es el de la pescadería- se convierte "en una bahía". Aseguró que el alcalde cuando ganó en el 1996 les prometió darles la mano. Pero "nos dio la espalda".

Preguntado de por qué entonces ganaba cada cuatrienio, dijo "por mí no gana. Lo que pasa es que compra a la gente con los ojos. Él lo dijo que la alcaldía es un negocio para él porque el pueblo no ve nada".