Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA)


Anaudi Hernández interviene para asegurar el nombramiento de Sonia Barreto como directora de la Oficina de Compras y Logística de la AAA.

Según la acusación, Hernández cabildea a favor de ese nombramiento con los senadores populares Mari Tere González y Jorge Suárez.

Barreto recibe el nombramiento y utiliza ese cargo para favorecer la contratación de empresas propiedad de Hernández o de sus socios. Barreto fue acusada en este caso y se declaró culpable en mayo pasado tras alcanzar un acuerdo con la fiscalía estadounidense en Puerto Rico.

Según la acusación del gobierno federal, la exvicepresidenta de Administración y Finanzas de la AAA, Ivonne Falcón –quien está acusada y enfrenta juicio- habría ofrecido a Hernández información privilegiada que lo habría ayudado a conseguir acuerdos con esa corporación pública.

Barreto y Falcón recibieron, de parte de Hernández y sus socios, invitaciones para desayunos y almuerzos y bolígrafos Mont Blanc.

Falcón, además, enfrenta un cargo de extorsión por supuestamente ayudar a su hermana Marielis para obtener dinero del contratista de la AAA Ramón Crespo. Según fiscalía, Marielis, quien no trabaja en la AAA, habría intercedido para que su hermana tramitara el pago de una deuda de casi $1 millón que la corporación pública tenía con Crespo.

Según el testimonio del empresario durante el juicio, Marielis Falcón cobró este “favor” con trabajos de reparación que unos trabajadores contratados por Crespo realizaron en la casa de ella, por el que nunca pagó, y a través de pagos en cheques y efectivo.

Al mismo tiempo, Hernández y el exlegislador popular y ex comisionado electoral Eder Ortiz interceden para cobrar esa misma deuda a nombre de Crespo. Según el testimonio de Hernández, ellos hicieron esta gestión a cambio de una comisión de $100,000 que les ofreció Crespo, pero el empresario aseguró que ese pago se debió a otra extorsión.